HUMAN RIGHTS HOUSE BY KOEN VANMELECHEN

El artista belga Koen Vanmechelen (1965) es un artista conceptual con fama internacional. Su trabajo explora la importancia de la diversidad bio-cultural, la identidad y el sentido de comunidad. Él es más conocido por su mopolitan Chicken Project (CCP), en el cual cruza a pollos domesticados de diferentes países como una decaración sobre la forma en la que la diversidad puede darle forma a la mezcla cultural y genética del mundo.

Las colaboraciones científicas del artista en torno a este proyecto le han merecido diversos galardones, el premio Golden Nica en Artes Híbridas en el año 2013. Vanmechelen ha presentado su obra en casi todos los continentes y es un colaborador regular en la Bienal de Venecia.

La Casa de los Derechos Humanos seduce a personas de diferentes sociedades y orígenes socioeconómicos para que se reúnan en un entorno único, inspirado en las obras de arte, para iniciar un nuevo diálogo espiritual. La casa es un lugar de nacimiento y renacimiento. The Guardian en el frente guarda las instalaciones; detrás de él el Tulum Cosmo Golem reúne a las nuevas generaciones. La Casa inspira a la mente colectiva y creativa a formular una respuesta a nuestro discurso intelectual.

 

En la Casa se puede escuchar al Dios del Viento depositando rítmicamente agua de mar en la cercana playa de la península de Yucatán. A menos de veinte metros de la Casa, bajo una luna creciente, el Dios antiguo se desliza sobre el agua para visitar las cercanas ruinas mayas del antiguo pueblo costero. La historia se adentra en este lugar, que se encuentra entre la laguna y el agua. Españoles, mayas y otros han pasado por aquí por un área donde hace millones de años, la vida decidió ir a tierra y explotar en una diversidad asombrosamente hermosa. Aquí, la Bestia se arrastró fuera del agua. Aquí, las comunidades crecieron y nació la civilización. El mar le susurra esa historia a la Casa sin interrupción.

 

La Casa de los Derechos Humanos descansa entre la sal y la dulzura, la vida y la muerte, la naturaleza y la cultura, en un punto de renovación. Es un templo de cambio y “volta”. La región en la que está situada está preñada de significado, pero también es una región herida. La injusticia cometida contra la población original está profundamente grabada en su piel.