KATE RAUDENBUSH

Ella es la creadora de trabajos de escultura de monolíticos, inmersivos y arqueológicos que buscan catalizar el compromiso social y crear un cambio de conciencia, mientras se explora una variedad de campos que van de la sostenibilidad tecnológica al mito de la creación, y desde el auto-empoderamiento hasta la conciencia ecológica.

 Ella sintetiza acero estructural, espejos y la programación de luces L.E.D. con el fin de crear obras de arte conceptual a través de software de modelado 3D, y corte láser CNC, el cual da como resultado la fabricación de obras de arte para espacios públicos por comisión, apegadas a estándares de ingeniería sumamente precisos.

Kate Raudenbush is a New York-based, Burning Man-bred artist, who resonates deeply with environmental issues, and the perils and potential of our evolving humanity.

Kate Raudenbush es una artista radicada en Nueva York, habiendo forjado su carrera en Burning Man, lo cuál tiene una profunda resonancia con los problemas ambientales y los peligros que rodean y el potencial de la humanidad en evolución.

 Como una escultora autodidacta, el poder de su trabajo recae en su capacidad para ilustrar y crear consciencia respecto a los problemas sociales y ambientales de relevancia, sin comprometer su impacto o su estética, siempre creando un sentido de espacio sagrado y misticismo.

 Como la artista más prolífica de Burning Man, Kate creó la primera escultura de Burning Man, la cual forma parte de la colección permanente del Museo de los Estados Unidos desde el año 2007. En 2019 recibió el recibió el Premio de Arte Ciudadano por parte de Americans for the Arts, durante la Conferencia Americana de Alcaldes en Washington DC. 

El trabajo de Kate y sus letras han sido publicados y presentados en museos de artes que van desde la Galería Renwick/Museo Smithsoniano en Washington DC, hasta el Museo de Arte de Nevada, en Reno, el Museo de Arte Hangaram en Seúl, Corea del Sur. Sus obras de arte han sido creadas para ferias de arte internacional desde Miami hasta The Hamptons, y para festivales y plazas cívicas desde Ámsterdam hasta las Vegas, Santiago de Chile, Montreal en Canadá, San Francisco, Reno, Lake Tahoe, Washington, Nueva York, y en la vanguardia creativa de varios épicos y ardientes encuentros en Burning Man.