Enrique Rosas

VOLVER A FUENTE

Esta performance busca crear una experiencia cautivadora en la que el público sea testigo del proceso de creación activa de una obra de arte.
Una acción contemplativa pero enérgica que engancha los sentidos del espectador con el sonido, el movimiento y la pintura. El artista Enrique Rosas a través de un estado de trance meditativo y con una especie de danza marcial, pinta un gran lienzo en el suelo. Responde al ritmo de los sonidos, la respiración y el movimiento del cuerpo para maniobrar un pincel de tamaño ampliado y esparcir hábilmente la tinta sobre el lienzo. La herramienta de pintura de Rosas es fundamental para su actuación, derivada de un pincel de caligrafía china gigante, que se convierte en una varita mágica o una cuchilla ceremonial.

Se invita al público a pararse o sentarse cómodamente en el suelo alrededor del lienzo que se coloca como superficie de actuación.
La duración de la actuación dependerá del tamaño de la pintura que se sugiere que sea de un mínimo de 11 minutos para cada segmento. La finalización completa del lienzo requiere un máximo de 3 segmentos de interpretación:

1. Invocación 2. Preparación 3. Ejecución